Válvula PWM: la tecnología detrás de una distribución precisa

Válvula PWM: la tecnología detrás de una distribución precisa

Con calidad de distribución superior y el mejor paquete tecnológico, los distribuidores autopropulsados Hércules 4.0 y 6.0 cuentan con más agilidad y eficiencia en las operaciones. Entre sus nuevas tecnologías está el sistema de válvula Pulse Width Modulation, conocido como PWM.

La válvula PWM es un sistema de compensación presente en el sistema de distribución, y que permite ajustar la fuerza de trabajo del equipo durante la aplicación. Esta ejecuta dicho control por impulsos modulares que ajustan el caudal del aceite en el sistema.

En el sistema de los discos de los Hércules 4.0 y 6.0, la válvula PWM permite más uniformidad y contribuye con una aplicación con tasa variable, creando un sistema de compensación. Los sensores hacen la lectura de rotación de los discos y detectan la necesidad de equilibrar la demanda de la distribución. Según comienza la aplicación, la carga del producto sobre los discos cambia este factor, pero esto no sucede con la válvula PWM.  Sensores hacen que la válvula lea la necesidad de ajustes y libera más o menos flujo de aceite para equilibrar la potencia del sistema, independiente de la rotación del motor, el que trabaja de modo individual.

Con esta tecnología, el productor mantiene la calidad de la aplicación y evita disparidad. En el sistema de los discos, la válvula PWM asegura una rotación constante. Con ello proporciona uniformidad tanto para el ancho en la franja de aplicación como en el coeficiente de variación que, en los Hércules 4.0 y 6.0 es de hasta 12 %, garantizando excelente calidad de distribución.

Los distribuidores autopropulsados Hércules 4.0 y 6.0 son las mejores opciones para quien busca precisión, calidad y ahorro en la distribución.